El Impacto del Liderazgo en el ROI

  • Medir el impacto del liderazgo en la creación de valor, específicamente hablando de EBITDA, es como decimos los caleños, “un camello”, (algo desafiante y difícil). Sabemos que el liderazgo colectivo puede generar o destruir valor, sin embargo, cuantificarlo es todo un desafío. Si una organización le entrega un millón de dólares a un equipo de líderes de primera, segunda y tercera línea, ¿Cuánto serán capaces de devolver a través de la gestión de su liderazgo personal y colectivo?

Los estilos de liderazgo reactivos reflejan las creencias internas que limitan la efectividad, mientras que los creativos demuestran comportamientos que provienen de unas suposiciones internas que los conducen a una mayor plenitud y a la expresión autentica de un liderazgo empoderador. Por ejemplo, ¿Cuál podría ser la diferencia entre un líder que solo expresa lo que políticamente le parece correcto versus uno que actúa con valentía y es capaz de poner sobre la mesa lo que los demás evitan?, o uno que tiene dificultades en mantener sus compromisos versus uno que es percibido como alguien que cumple sus compromisos de forma impecable, o un líder que está dispuesto a defender una decisión impopular, que le conviene a la visión de la organización, versus uno que prefiere elegir el camino de la popularidad para quedar “bien parado”…

Entonces ¿por qué es imprescindible el desarrollo o la transformación del estilo de liderazgo en las empresas, sobre todo en estos tiempos?

Cada vez los desafíos se vuelven más complejos y tienen mayor impacto, lo que hoy les preocupa a las organizaciones, seguramente en dos o tres años será aun más complejo y tendrá mayor impacto. Hace años ejecutábamos procesos de forma lineal, trabajamos con diagramas de Gantt y planeábamos a 5 años, hoy eso ni soñarlo, los entornos se volvieron más volátiles, inciertos, cambiantes y ambiguos, (VICA), así mismo el liderazgo tiene otro escenario para poder generar valor.

Ahora, para entender un poco mejor esto del impacto del liderazgo en la rentabilidad de las empresas, vamos a pensar en una fórmula matemática sencilla para calcularlo en términos de efectividad, podríamos establecer algo así como un coeficiente de liderazgo o la relación de la EFECTIVIDAD sobre INEFECTIVIDAD, es decir, un equipo que fue 50% efectivo tendría un coeficiente de liderazgo de 1, 50% de efectividad sobre 50% de inefectividad. Por otro lado, un equipo que fue 40% efectivo tendría un coeficiente de liderazgo de 0,7, es decir un 40% de efectividad sobre 60% de inefectividad.

¿Qué significa esto?, un equipo con un coeficiente de efectividad del 0,7, al que se le entrega un millón de dólares, probablemente devuelva solo 700 mil, mientras que un equipo que fue 60% efectivo, tendría un coeficiente de liderazgo de 1.5 (60% / 40%), en otras palabras, un equipo que podría convertir un millón de dólares en 1.5 millones.

Lo que es más interesante aún, es que se ha podido establecer que la efectividad del liderazgo de los estilos reactivos es alrededor del 40%, es decir que las organizaciones con líderes reactivos probablemente no estén teniendo un retorno de inversión positivo, de hecho, podrían estar destruyendo valor año a año, mientras que en las organizaciones con estilos de liderazgo creativos tienen efectividades por encima del 60%. Entonces, la única manera de responder al entorno que vivimos de alta incertidumbre y volatilidad es avanzar en la construcción de un liderazgo creativo, desafortunadamente esto no puede lograrse solamente enfocándose en el desarrollo de competencias, hay que avanzar en el desarrollo de la consciencia.

Y ¿Cómo se hace esto?

Lo primero es ayudar a los líderes a entender dónde están y como son percibidos por sus equipos en relación con sus competencias creativas y las tendencias reactivas, para tomar consciencia de cómo están ejerciendo el liderazgo.

El segundo paso es enfocar los procesos de desarrollo no solo en potenciar competencias sino también en el desarrollo de la conciencia, que abarca las 4 facetas, intencional, conductual, cultural y social desarrolladas por Ken Wilber en su Teoría Integral del conocimiento, donde sostiene que la transformación de conductas externas necesita una mirada interna más profunda.

Un estudio reciente realizado en más de 100 empresas que iniciaron esfuerzos de cambio, revelo que el 85% de esas organizaciones no consiguieron implementar esos procesos de cambio con éxito, la razón, no lograron sacar a la superficie lo que subyace a los comportamientos visibles de la gente para producir una verdadera transformación que se traduzca en un cambio cultural y sistémico.

Un apalancador de estos procesos, es la medición a través de Leadership Circle Profile, una herramienta 360 que permite desvelar y abordar áreas no visibles para aproximarse de manera integral a una transformación profunda de conciencia, como el mecanismo más eficiente para incrementar el impacto positivo del liderazgo en el ROI de las organizaciones.

Si quieres ampliar información déjame saber.

Andrés Mesa

Fuente: Linkedin